23.6.06

Moneda commemorativa




Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mandó construir un laberinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declinación de la tarde. Entonces imploró socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía un laberinto mejor y que, si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día. Luego regresó a Arabia, junto sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribó sus castillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: «¡Oh, rey del tiempo y substancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perder en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha tenido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso».
Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en mitad del desierto, donde murió de hambre y de sed. La gloria sea con Aquel que no muere.
Jorge Luis Borges, "Los dos reyes y los dos laberintos", El Aleph

Continuem amb els objectes relacionats amb Borges gràcies al nostre donant Carles Álvarez. En aquest cas es tracta d'una moneda de dos pesos argentins encunyada el 1999 en ocasió del centenari del naixement de l'escriptor.

12.6.06

Pitjapapers amb l’efígie de Stevenson



Robert Louis Stevenson (1850-1894) va passar els últims anys de vida a Samoa, època de què data el retrat que es reprodueix en aquest pitjapapers que ens ha enviat en Juan Manuel i que firma Girolamo Nerli. L’objecte procedeix d’Escòcia, terra natal de l’autor de L’illa del Tresor.

8.6.06

Figureta una mica articulada de Poe

I el Corb de mi no es separa, seu encara, seu encara,
sobre el pàl·lid bust de Pal·las del portal del meu recés;
veig als seus ulls la parença d’un diable en somnolença,
el llum la seva ombra llença sobre el sòl ara i adés
i de l’ombra la meva ànima, que hi tremola ara i adés,
no es podrà aixecar —mai més!
(fragment d'"El corb", traducció de Xavier Benguerel).

Aquesta action figure que representa l'escriptor Edgar Allan Poe (1809-1849) és una donació de Carles Álvarez.

El cap de Borges

"Uno de los hábitos de la mente es la invención de imaginaciones horribles. Ha inventado el Infierno, ha inventado la predestinación al Infierno, ha imaginado las ideas platónicas, la quimera, la esfinge, los anormales números transfinitos (donde la parte no es menos copiosa que el todo), las máscaras, los espejos, las óperas, la teratológica Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espectro insoluble, articulados en un solo organismo... Yo he procurado rescatar del olvido un horror subalterno: la vasta Biblioteca contradictoria, cuyos desiertos verticales de libros corren el incesante albur de cambiarse en otros y que todo lo afirman, lo niegan y lo confunden como una divinidad que delira."
Fragment de "La Biblioteca Total". El cap de Jorge Luis Borges (1899-1986), convertit aquí en cendrer, és una donació de Carles Álvarez.

2.6.06

Retrat de l'artista convalescent


De ben jove, l'escriptor irlandès James Joyce (1882-1941) va començar a desenvolupar una malaltia dels ulls que li acabaria fent pràcticament impossible l'operació de llegir. Aquesta postal que ens ha enviat en Ferran mostra l'autor d'Ulisses convalescent d'una operació.